Estos días azules

Espacio dedicado al recuerdo, al mundo natural, la educación...Lugar sereno.

08 septiembre 2016

Pánico en el medio rural


04 septiembre 2016

La casa de abajo



 (fotografías de Víctor Martínez)

18 agosto 2016

El Llovedor

Una eternidad te rastrea entre las calizas rojizas. El silencio se guarece en el Salto de las Palomas cuando quiere reposar. Los sonidos de agua, desprendiéndose del vientre de la  madre roca, apasionan los pensamientos y el aire fresco, que susurra el ventanico de la ermita, blandea el cuerpo del viajero y cofrade.
Paraje bravío, espiritual, sagrado. Fortín de cárcavas, roquedos y tierra tapizada de tomillo, olivos, aliagas, romeros, cipreses. Te apresa la noche en un firmamento de millones de estrellas con su luna de mayo liberándote cuando el sol escala  La Atalaya. Aromatizas paz, dulce fruta, tierra mojada, inspirando  regocijo, bienestar, pasión, rezo y charrada. Llovedor de hombres y mujeres, de los que se fueron, están  y vendrán. Protector de chovas piquirrojas, buitres leonados y cabra montés. Tu ermita lanza su campanico hacia el azul para que sea rememorado por aquellos y aquellas que se sentaron a tu alrededor. Rincón mágico, libre de amarres, lugar de confluencia, confidencialidades. Paso y meta de muchas promesas sumadas en comprometidas novenas. Tus descomunales paredones atesoran silencio salvo cuando amparas a los romeros entre cánticos, rezos y amor por Nuestra Patrona, La Virgen del Agua.
Desde que te descubrí, siempre ha germinado el agua entre roca de musgo. Agua es esperanza, empuje para nacer, creer y crecer. Agua de vida que marca nuestra presencia, que estamos vivos siguiendo la trocha.
Cada vez que nos reencontramos, lo primero que hago es acercarme a la gran pared para sentir en mi semblante las salpicaduras de las gotas de agua. Entonces, medito que todo está en orden, como si El Llovedor, con los sonidos que provocan los cristales al atizar el suelo, marcase el ritmo de las horas de un reloj. Las manecillas son lágrimas infinitas, puras, delicadas que marcan el nunca acabar de un espacio y tiempo sereno, imperturbable e intimista.
Los pequeños abancalamientos de olivos centenarios erigen, desde su peana de tierra y tapiales, la enrocada ermita como si abrazara esa tierra sagrada que  quiere zafarse entre diferentes portillos hacia el camino de vuelta.
Este entorno natural puede disfrutarse desde diferentes encuadres y cada posición produce sentimientos y sensaciones diferentes: visto desde el túnel asombra su magnitud, la fuerza de sus muros rocosos enredados entre anticlinales. En cambio, desde arriba, desde el camino que penetra hacia el acueducto de Las Lomas percibo el rincón más recóndito, profundo, rebosante de vegetación. Cuando vas subiendo hacia él, a pie, de forma silenciosa, solitaria, descubres aquellas pinceladas que se esfuman a lo lejos.
Llovedor tú sigues ahí, otros no. Rememora a los que nos dejaron porque ellos siempre te amaron. Te quisieron por tu naturalidad, tu belleza y tu espiritualidad. Tu magnetismo sugiere que retornemos hacia ti todos los años, años que hemos ido creciendo a tu abrigo iniciando romerías de la mano de un padre para proseguir ahora sin ella. Preservas esas peregrinaciones llenas de devoción, cánticos amasados de oración, custodiando entre tus paredes escarpadas el llamamiento al entendimiento, las jotas y amistad de cuadrillas. Eres faro,  lugar de reencuentro, de veneración. ¡Cómo no vas a ser importante en nuestras vidas, Llovedor!  
(Colaboración programa de fiestas de Castellote 2016)         

28 julio 2016

Quien tiene paciencia, obtendrá lo que desea... o no.


25 junio 2016

Todos los niños son especiales

Comparto con vosotros una película que narra la historia de Ishaan, un niño con problemas de aprendizaje. Ishaan se refugia en un mundo surrealista en el que su imaginación le brinda seguridad del mundo exterior que lo juzga por su comportamiento problemático. Dicho comportamiento es causado por un desorden genético que posee, llamado dislexia.
Creo que es una película bella y realista. Aunque los personajes y la situación narrada son ficticios, la realidad siempre supera la ficción. Muestra claramente cómo pueden salvar a un niño los maestros que actúan con delicadeza, diligencia, vocación y profesionalidad. Aquellos docentes que muestran amor y comprensión hacia los niños y niñas. Para muchas familias que les afectan los desórdenes conductuales de los hijos y no saben las causas o cómo actuar, los profesionales como educadores y orientadores pueden ayudar mucho. La felicidad se despierta en el niño al final gracias a un buen maestro.



15 mayo 2016

Cuadernos de paso: cuaderno de Cantavieja

Hacia el este de Teruel se levantan tierras que en tiempo estuvieron dominadas por los templarios. Cantavieja es una sorprendente población rodeada de barrancos que servirá de punto de partida para realizar un viaje por los pueblos medievales del Maestrazgo.



14 mayo 2016

Las golondrinas viajeras


11 mayo 2016

Teléfono de ayuda contra el acoso escolar