Estos días azules

Espacio dedicado al recuerdo, al mundo natural, la educación...Lugar sereno.

17 abril 2008

08 abril 2008

¡Mánchate, por favor!


A mi me gusta la actividad psicomotriz en plena manifestación. Disfruto con aquellas actividades en que los alumnos manipulan variedades de objetos, espacios, estructuras y texturas. Considero que en la actividad física, en el cuerpo y movimiento, el niño ha de arrastrarse, saltar, deslizarse, correr, trepar, tocar. Sentir la sensación de un globo de agua que se rompe en sus manos en el mes de junio, hacer muros con casquetes y barro como si fuese argamasa, ir con la bicicleta por la ribera del río y meter las ruedas en un charco y sentir el deslizamiento del aparato y su posterior control. Jugar al escondite entre pacas de paja y taparse con ella, deslizarse con un saco por la nieve, tirar bolas de nieve y hacer un muñeco, andar hasta la chopera y rodar por la hojarasca...
Así aprende y siente. Aprende de verdad. No hagamos como aquel que explicaba las flores mediante una lámina dentro del aula y fuera estaba rodeado de cientos de ellas.
El problema viene cuando no todos estamos de acuerdo con mi postura frente al aprendizaje del movimiento y desarrollo del esquema corporal, entre otras cuestiones. A veces los padres no entienden que los niños salgan de la clase de Educación Física y lleven el chandal manchado de barro o con un agujero. No se explican cómo ha ocurrido que la cara esté llena de colorines. O que se han mojado porque la nieve se ha metido entre las botas. Quizás prefiramos vestimentas intactas, limpias e inmaculadas. Ropa deportiva que no puede ser deteriorada porque es de una famosa marca y ha costado mucho dinero.. Limpitos, bien limpitos.
Sé que no siempre es así, pero yo quiero niños que se manchen y jueguen en toda la manifestación más amplia. No quiero niños que no sepan tirarse al suelo porque son serpientes que van por la selva y se encuentran a un elefante y se lo comen.