Estos días azules

Espacio dedicado al recuerdo, al mundo natural, la educación...Lugar sereno.

08 julio 2008

Galopero

Número de jugadores: a partir de 11 Edad + de 10 años Espacio: exterior y amplio Intensidad: media-alta Aplicación principal: habilidades básicas Material: ninguno

Desarrollo

Para jugar al galopero es imprescindible que la suma de todos jugadores sea impar. Así, se hacen dos grupos y un jugador quedará libre, el cual, será el galopero.

Un grupo, por sorteo, la posará formando un círculo y uniéndose de las manos. Éstos, permanecerán estáticos. El otro equipo, desde una “base”, intentará montar a un “caballo” que la posa. Es decir, a un jugador y volver a base.

Hasta aquí todo parece fácil pero se complica porque aparece la figura del galopero. Éste rondará por todo el campo de juego e intentará, cuando desmonten del caballo los jinetes, pillar a alguno de éstos antes que lleguen a base. Si consigue tocar a un jugador desmontado el jinete se convierte en caballo. El galopero pasa a ser jinete y, por turno riguroso, un caballo pasará a ser galopero. Así sucesivamente. Podríamos decir que el galopero es una posición transitoria para montar. Aquellos jugadores que no son pillados podrán montar todo el rato.

Hay unas reglas adicionales que si no las cumple algún jinete tendrá que pagarla.

+ Los jinetes para montar han de preguntar al galopero: “¿Galopero, podemos montar?.” Si el galopero no dice exactamente “sí” no saldrá nadie de base y si alguien sale, puede ser pillado antes de montar.

+ Al subir al caballo se ha de decir “galope” y al bajar “buen trote”.

+ En cada salida sólo se puede montar a un solo caballo y una sola vez.

+ Antes de montar y mientras un jugador está encima de otro(caballo),no se le puede pillar.

OBSERVACIONES: No vale subir bruscamente ni sujetar al caballo por el cuello.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Estos días azules.Gracias por tu comentario y feliz día.