Estos días azules

Espacio dedicado al recuerdo, al mundo natural, la educación...Lugar sereno.

12 julio 2008

Marro

Número de jugadores: a partir de 8 Edad + de 8 años Espacio: exterior y amplio Intensidad: media-alta Aplicación principal: velocidad desplazamiento y reacción Material: ninguno

Desarrollo

Es un juego de estrategia que necesita mucha velocidad de desplazamiento y sobre todo de reacción.

Se realizará en un terreno de juego uniforme y firme. Un frontón es el sitio ideal. En los días de lluvia puede realizarse en algún local del pueblo.

Se hacen ”pies”, a “pares y nones”, “piedra, papel o tijera”, etc. para formar dos equipos.

Un equipo se coloca en un extremo del frontón y el otro en el contrario. A una distancia de unos 25 metros.

El juego consiste en salir de tu base y tocar a un adversario que esté rondando por el campo. Si se consigue, va prisionero al campo del cazador y sólo podrá ser liberado si un compañero alcanza su mano antes que un defensor le neutralice.

Cuando es pillado otro jugador, se paran las persecuciones y se une al primer prisionero formando una cadena. La cadena puede ser vertical u horizontal.

El equipo que haga prisionero a todos sus adversarios ganará la partida de marro.

La sorpresa de este juego viene ahora: un jugador sólo puede pillar a un adversario si éste, el jugador, ha salido después. Cuando se vuelve a base y sales de nuevo, todos los adversarios que están por el terreno de juego pueden ser capturados.

Es una especie de carrera de relevos. “Sale uno y puede a otro pero después sale otro que te puede a ti. Puedes volver a base y poder al último o intentar atrapar al que seguías, pero te puede ganar la carrera el que inició después...”.

Hay jugadores que se ofrecen de señuelo y cuando van a por él salen otros y capturan. Es cuestión que éstos preparen estrategias para alcanzar el objetivo. A veces se acercan todo lo posible al campo contrario. ¿Quién es el más valiente?

Cada vez que un jugador deja la base ha de decir ¡marro! . Cuando la cadena humana es muy larga, todos se tumban tocándose menos el primer prisionero que extenderá la mano y así con tal de tocarle a él salva a todo el grupo. Eso sí, la cadena ha de estar unida desde la base de los adversarios.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Estos días azules.Gracias por tu comentario y feliz día.