Estos días azules

Espacio dedicado al recuerdo, al mundo natural, la educación...Lugar sereno.

12 septiembre 2008

Libro personal de visitas de Inspección en 1926 (I)

Transcurría el curso escolar 1926-1927 y el maestro custodiaba con esmero el "Libro Personal de Visitas de Inspección". Se divide en dos partes. La primera, todas las disposiciones de legislación vigente respecto a las visitas de Inspección. La segunda, un Boletín de Inspección en el cual se recogían los siguientes apartados:I. Escuela, II Local, III Material, IV Alumnos, V Organización y enseñanza, VI Maestro, VII Pueblo, VIII Otras indicaciones y IX Instrucciones y advertencias del Inspector.

En el libro personal quedaban reflejadas las valoraciones de los Inspectores. Está nutrido por datos e informaciones muy curiosas que en otra ocasión os comentaré. Pero hoy quiero reflejar un apartado de la legislación de entonces. "Del Reglamento de 26 de Noviembre de 1938" aparece un extracto de los artículos relacionados con la Inspección y el Maestro.
"ARTÍCULO 3º. En todos los pueblos se establecerá la escuela en lugar conveniente que no está destinado a otro servicio público, en sala o pieza proporcionada al número de niños que haya de contener; con bastante luz, ventilación y defensa de la intemperie.
ART. 4º. En la sala o pieza de la escuela, y a la vista de los niños, habrá una imagen de Jesucristo, Señor nuestro.
ART. 5º. La mesa del maestro estará colocada al frente de los discípulos y de manera que pueda ver todas las clases y cuanto pase en la escuela.
ART. 10. Habrá un libro de matrícula en el que asentará el Maestro el nombre, apellido y edad del niño que se presente por primera vez en la escuela, el de su padre o tutor, el domicilio y el día de su presentación.
ART. 11. También llevará el Maestro un registro diario de la asistencia de los discípulos, y en cuaderno separado pondrá las notas semanales o mensuales relativas a su aplicación, aprovechamiento, índole y conducta particular.
ART. 24. Cuando entre en la escuela una autoridad, un sacerdote, un Inspector, y, en general, cualquiera persona de distinción, deberán levantarse los niños, haciendo una demostración de respeto y manteniéndose en pie hasta que el Maestro los mandé sentar.
ART. 25. Procurará el Maestro, como una de sus obligaciones principales, que sus discípulos tengan porte y modales decorosos, y muy particularmente que no usen palabras o expresiones groseras, sucias u obscenas."


0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Estos días azules.Gracias por tu comentario y feliz día.