Estos días azules

Espacio dedicado al recuerdo, al mundo natural, la educación...Lugar sereno.

21 noviembre 2008

El niño

Ayer, aunque para mí sigue siendo hoy, fue uno de esos días especiales. Especial porque me he dado cuenta una vez más de la influencia que podemos ejercer en nuestros discípulos.
Comenzaba mi clase felicitando personalmente a cada niño. Los peques, entre sorprendidos y no sabiendo exactamente lo que pasaba. Los mayores, apostillando que hoy no era su cumpleaños. Es verdad, no es vuestro cumpleaños porque es el Día Universal del Niño. Quería expresar mi alegría hacia ellos y comentar los principios de la Declaración de los Derechos de los Niños. Derechos como un nombre, una nacionalidad, una educación, una sanidad... Quería hacer un alto en el camino hoy. Pocos días me acuerdo lo que son. No recuerdo siempre las fechas de cumpleaños de mis amigos y en cambio hoy era 20 de noviembre. Y los niños y niñas escuchan. Cuando comentaba a los infantiles que muchos niños no tienen escuela, añade una niña de cinco años que en el pueblo de su mamá tampoco tienen. Pero desgraciadamente no son casos semejantes. Con otro grupo, al preguntar si les decía algo esta fecha, me ha respondido uno que fue cuando Franco se murió. Seguidamente pregunto si sabían quién fue Franco. Uno me ha respondido que un rey, otro un militar y una niña un dictador. Me imagino que verán los jueves por la noche la serie "Cuéntame como pasó". Había llegado el momento de decir que hoy era un día azul y no gris porque era el Día Universal de la Infancia. Hemos visionado el vídeo de "Cantinflas, cuando todos los niños del mundo" y un nudo en la garganta se me ha hecho. Al finalizar el audiovisual, les he enseñado el brazalete MUAC de Médicos sin Fronteras. Todos querían probar el grado de desnutrición. Todos y todas marcaban un verde estupendo. Ha sido una mezclita de sentimientos. De pensamientos buenos creo. Tampoco quiero mostrarme como una tarta con velas que sólo recuerda y sacude conciencias el día del recuerdo. Porque los derechos de los niños y niñas, se han de intentar conseguir a cada momento. Hay que alimentarlos con calidez, ternura y comprensión todos los días. También con mucho dinero que tendrían que aportar los Estados poderosos y Entidades privadas. Desviar las inversiones multimillonarias a veces estúpidas hacia lo terrenal, hacia los necesitados. Basta ya de injusticias. ¿Ingenuidad? No, ilusión.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Estos días azules.Gracias por tu comentario y feliz día.