Estos días azules

Espacio dedicado al recuerdo, al mundo natural, la educación...Lugar sereno.

30 julio 2009

Víctor

A mi hermano no le apetece el olvido. Sobre todo de aquello que le amarra desde el sentimiento. Observa, piensa y actúa. Es un genuino restaurador del ayer, de lo que fue.
Y de repente, con arte y talante, cambia las cosas o más bien las hace despertar de su letargo condenado a desaparecer.
Sencillamente, mi hermano, quiere el presente, nuestro presente. Puedo mencionar por ejemplo dos actuaciones suyas.
La primera, rescatar un cementerio de melocotoneros en tumbas de tierra y convertir la tierra yerma en una finca fértil amasada con olivos. Ya hace tiempo que se le ocurrió la idea de un "piazo" que es propiedad de la María del Cinto, su madre, y en estado catatónico, trabajar en ella y plantar olivos. Pero para hacer el trabajo era necesario en primer lugar arrancar los molares de la tierra, es decir, los melocotoneros. Gracias a los inestimables amigos que tiene, que son muchos y no por el facebook, y en particular, gracias al Cipri, José Luís, consiguieron superar la primera fase. Después, Luís Miguel, técnico agrario, plantó con mi hermano una colección de olivos de la variedad empeltre de forma serena y con sentido. Recuperaron tapias de piedra caída, acequias y algún que otro olivo anciano. Hoy la finca de La Torre es de las mejores plantaciones de olivos que existen en la contornada. Ya han visto trece floradas y nos dan aceite de oliva virgen. Cada vez más abundante. Él "solico" consiguió el milagro, como Vicente Ferrer en la India. Quiso que nuestra tierra fuera fértil, tierra de hoy, y así ha sido.
La segunda actuación que se me ocurre es que está rescatando todos los artículos periodísticos de Amarcla, su padre, de cuando fue corresponsal. Joyas de papel y tinta que encierran una auténtica miscelánea. Hechos, espacios y fechas concretas de Castellote. La historia social de un pueblo durante cincuenta años.
Ya lleva varios años trabajando con el fin de dignificar el contenido de esos escritos pasándolos a formar parte de un libro. Pero lo primero que hubo que hacer fue escanear uno a uno, son centenares, todos los artículos de prensa. Después corregirlos en el ordenador porque alguna palabra no la reconocía el escáner debido a pliegues o erosiones del papel. A continuación, ordenó todos los artículos cronológicamente. Después toca maquetarlos y acompañarlos con fotografías antiguas alusivas al hecho en cuestión. Para eso, ha tenido que investigar, casa por casa, y recopilar el material fotográfico.¡Cuántas horas...! ¡Ánimo que ya queda poco!
Así es mi hermano, así es Víctor. Gracias por darme el presente.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Estos días azules.Gracias por tu comentario y feliz día.