Estos días azules

Espacio dedicado al recuerdo, al mundo natural, la educación...Lugar sereno.

30 mayo 2010

Nuestros mayores y el GAJ por Dornaque










Fotografías realizadas el 30 de mayo de 2010 por los alrededores de Dornaque y su bellísimo rodeno. Un año más el Grupo Alpino Javalambre ha colaborado con el Centro de Día "Santa Emerenciana" de Teruel y ha diseñado un día de senderismo por la sierra de Albarracín. Un grupo nutrido de nuestras personas mayores de la ciudad han disfrutado en compañía de sus amistades y del paisaje protegido. La jornada ha finalizado comiendo todos juntos unos bocadillos en el Centro de Interpretación de Dornaque.
Espíritu fuerte, con ganas de vivir. Os puedo añadir que había personas octogenarias.
Otra marcha con nuestro club pero esta vez con diferentes andarines.
(Pablo, qué vara de sarga más chula...)

Feliz, feliz en tu día...


Y van tres. Tres años de pensamientos, de palabras, de encuentro, quizás desencuentros para algunos.
Sólo con la voluntad de plasmar vivencias, hechos, sentimientos, deseos, querencias para sosegar mi ser. Porque esta atalaya otorga derechos de autor. Derechos a ejercitar el espíritu, mis creencias, mis juegos, mi momento, mi historia.
Y van tres. Tres años de escaparate, de bajar, subir y andar. Miles de palabras combinadas. Con intención de orden. Enamoradas, disfrutadas, ensayadas. Para jugar, informar, reprochar, animar, reflexionar, aprender...
Y me lees. Y me comentas, y pasas. Da igual. Lo que quiero es jugar, disfrutar de mis sentimientos. Aflorar parte de lo que pienso, pienso más todavía, para sobrevivir ante el odio, la calamidad y el desastre.
Tres años de "Estos días azules". Tres veces te felicito. Porque me apetece, porque es mi rincón, porque sí.
Felicidad. Eso es lo que nos hace falta y desearé siempre. ¡Inúndanos!

29 mayo 2010

Castelfrío, después de un incendio



Ayer me dí cuenta de tres cuestiones a tener en cuenta:

La primera y aunque sea controvertida, el fuego forma parte de nuestra existencia y surgen ocasiones que su aparición en los montes de forma natural no es tan mala como se pinta. Hemos de acostumbrarnos a convivir con él. ¡Cuidado! Siempre que su origen sea por causas naturales e inevitables como las tormentas eléctricas.

La segunda, pasado un incendio lo que más valor tiene y ha de preocupar no es la desaparición de la masa forestal ni tampoco la merma de fauna. Lo más preciado es la tierra. Un manto necesario para permitir nacer futura vegetación y masa forestal que atraerá nuevamente a los animales. Es por ello que en la fotografía aparecen actuaciones recientes de la Administración para que la erosión no se produzca y se coloca ramaje y troncos estratégicamente haciendo la función de estacas de erosión.

La tercera es que se están realizando en nuestros montes muchas actuaciones técnicas y de observación científica que aunque de forma discreta y anónima, muy importantes para mejorar la calidad de vida de nuestros bosques.

(felicidades papá por tus 82 años. Te queremos)

25 mayo 2010

Canciones populares

"Zapatero remendón"
Zapatero remendón, 
embustero y ladrón,
que pegas las suelas 
con "sindeticón",
que clavas tachuelas
en las "miñoneras",
que limpias las botas
con tinta de escuela,
que clavas tacones
con clavos de herrar,
que limpias zapatos
con sebo de carro,
que pides pesetas
en vez de real,
zapatero remendón, 
embustero y ladrón.

21 mayo 2010

Ever so Lonely

17 mayo 2010

¿A dónde vamos a llegar?


10 mayo 2010

Laguna del Cañizar

Ayer estuve por primera vez en la laguna del Cañizar. Muy cerca de Teruel, en Villarquemado. Es sorprendente encontrar un bellísimo humedal entre tierras cerealistas. Se recuperó en el año 2008. Había sido enterrado en el siglo XVIII y ahora se ha reencarnado en lo que fue:paraíso viviente.
Haz "clic" en la cigüeñuela y... ¡verás!

09 mayo 2010

37,5 horas semanales

¡Como me gustan los grupos de trabajo comprometidos! Aquellos colegas profesionales que desde su centro de destino quieren aportar, mejorar, avanzar en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Esos compañeros que trabajan unos proyectos y programaciones tan sincronizadas y artísticas que los resultados positivos son sorprendentes.
Percibir, decidir y ejecutar en grupo, unirse para formar un seminario sin ningún ánimo de crearlo porque nos dan puntos de formación, me gratifican económicamente, doy menos horas de docencia... 
El trabajo suele ser arduo pero la recompensa inmensa. El problema llega cuando en un centro educativo sólo quiere uno y tres no. Cuando digo querer me refiero al párrafo anterior. Querer, por ejemplo, fuera del horario escolar. Querer, por ejemplo, con la única finalidad del voluntarismo, por aprender, mejorar y no por exigencia administrativa.
Lo he manifestado en otras ocasiones, existe demasiada movilidad del profesorado. Así los proyectos no son fuertes y nunca crecerán. Después está el otro caso, legítimo por cierto, de convivir con colegas definitivos pero con intereses diferentes a los expuestos aquí. 
Es cierto que muchos de vosotros alegaréis que no tengo por qué dar ni un minuto a mi empresa después del horario. Aunque puestos en harina, hablaríamos del "complemento de formación permanente", de las horas no lectivas de obligada permanencia, de las 37,5 horas laborales a la semana y no 30 horas. Hemos de recordarnos que las 7,5 horas son para la preparación de actividades docentes y de perfeccionamiento. Pero ya volvemos a caer en lo de siempre. Es por eso que preferiré morderme la lengua y percibiré, decidiré y ejecutaré sólo con aquellos compañeros que piensen en la formación e investigación de forma altruista, libre y sin prejuicios.
¿Y crear centros experimentales donde dejasen unirse a los maestros que no quieren irse, tienen las mismas proyecciones y no miran el reloj?  

04 mayo 2010

Confusión

Pero... ¿no había rasgado la primavera mi ventana? Creía que el sol rompería en luz fuerte y vigorosa. Las flores del almendro marchitaron en pequeños frutos de agua verde. Y ahora... vuelve nieve. Con poca fuerza pero tenaz, exultante de frío e invierno. ¡Oh! ababoles de las praderas de Camarena. ¡Qué angustia ante este revés! Yo creía que el perfume ya se derramaba por laderas azules y cálidas. ¡Y el frío sigue! Me persigue, no se marcha, me desafía con golpes de viento que agitan las ramas del chopo. De ese chopo que duerme el nido de la picaraza. Casi se calla el pinzón del valle del Alfambra. Ese que funde su cante hondo, hasta la estepa donde se posa entre espinos el triguero. Y la alondra, ¿qué dirá? ¿Batirá el aire de su cielo igual? ¡Oh ese frío tardano! No despiertes a los plumones que dormitan en los roquedos entre alas fuertes. No enfríes los huevos del trepador o el carbonero. Porque quiero sol, luz, vida, seguir hacia el verde. El picapinos se resguarda al igual que  el cárabo. ¿Y el águila? Frío, frío no oportuno. Creo que no es el momento de regresar. Ahora, no. Deja que la rama de la sauceda acoja al jilguero. Que la arenisca rompa para proteger al abejaruco. La yedra de la acequia abrigue al ruiseñor incansable. No es el momento de frío. Es momento de romper la cáscara del huevo, de arreglar el nido la madre, de cebar la hembra a los suyos y cazar el macho, de volar, de perfumar, de vivir.
Porque llegó el momento. Todas las madres bailan sus nidos, sus preciadas ramas y lanas de la rasa aragonesa. Coban pacientes en sol y luna. Pacientes crían crías desesperadas de calor y gusanos. De calor y carne de ratón y paloma. No las ves pero están ahí. Calladas, herméticas, figurines de escaparate que sólo dan calor, ternura, compromiso y amor hacia lo que será un día.