Estos días azules

Espacio dedicado al recuerdo, al mundo natural, la educación...Lugar sereno.

17 junio 2010

La espiga de vida

(foto: Pedro Gracia)

El más alto del patio observa a sus compañeros: van fuertes y parirán gordas espigas. Centeno tampoco quita ojo a la negrura que se amasa en el sierra del Pobo. Demasiados días mojado. ¡Levanta la espiga para intentar rayar el sol!
La cebada va bien pero el pariente trigo del valle del río Alfambra es más corpulento, su cara más colorida y rota en crecer. Va fuerte, con energía, vital y chulo. Al lado, el alfalfa duerme entre tierra, camino y acequia.
El pipirigallo siempre alza la voz. Voz colorida, rosacea, de conejera, de cuneta, de escapada.
Y sigue la tormenta cerca. Por lo menos la perdigana abrevará. La codorniz cobará en camas blandas y de aristocracia dorada.
Sol, sol, sol, sal.
Porque ellas quieren cambiar su terciopelo. Porque quieren ser las olas doradas y cansinas. Está llegando la hora. El momento de darlo todo. Espiga y paja. Vida y esperanza.





2 comentarios:

Hermano eres un poeta!!
 
esa es una espiga de centeno ? es igual entonces a la de trigo no sabia.
 

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Estos días azules.Gracias por tu comentario y feliz día.