Estos días azules

Espacio dedicado al recuerdo, al mundo natural, la educación...Lugar sereno.

25 febrero 2011

Ellas no volverán

Imagino que tenía que acabar así. Órdenes, sugerencias de la comunidad de vecinos o simplemente celo al trabajo bien realizado: eficacia, rapidez y limpieza.
Pasa en muchos lugares a la vez, en multitud de ciudades y en interminables fachadas de edificios. De repente, el paso de los años los hace poco apetecibles y presentables. Se arrugan y oscurecen. Llega el momento de maquillar el rostro y dar entradas de luz y color. A veces, edificios públicos, en otras ocasiones, privados.
Fincas urbanas privadas como una que se asienta cerca de mi casa. Un edificio en pleno casco urbano, dentro de una capital de provincia,que imagino que en su día tomaron la decisión la comunidad de vecinos de pintar la fachada y aprovechar los elevados honorarios del andamiaje para repasar otras cuestiones caseras. Es normal y práctico.
La pena es que ese edificio alto y esbelto alojaba en sus altos unos doce nidos de golondrina. Hogares de barro, barro semejante con el que se amasaron los ladrillos de las torres mudéjares, hoy patrimonio de la humanidad. Casas colgantes que no hacían daño a nadie. Ni siquiera la verticalidad de la estructura chocaba con las evacuaciones de estas pequeñas aves.
Hoy he observado el edificio maquillado, sin red, sin andamios y sin nidos. Todo limpio, organizado e impoluto. No pasa nada, la empresa arrendataria ha cumplido con el cometido, es normal. Pero yo me pregunto lo siguiente: ¿era necesario destruir doce viviendas permanentes y de por vida? ¿Nadie de los vecinos del edificio se dio cuenta que esto podía suceder? ¿Todo el mundo estuvo de acuerdo en destruir los nidos?
A veces creo que miramos demasiado tiempo hacia abajo y no somos capaces de alzar la vista para arriba. Si anduviésemos más despacio y observando el bonito cielo de nuestra ciudad, nos daríamos cuenta que hay mucha vida arriba, en el cielo, en los aleros y canaleras. En antenas torcidas, entre tejas y ventanales.
Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar... pero ellas no volverán.

18 febrero 2011

¿Cumples años hoy?

Felicidades a todos y todas que nacieron un 18 de febrero de...

Minúsculo: la catapulta

16 febrero 2011

Invierno

¿Y si la lluvia cae?¿Y si la nieve rompe las guías del pino albar? Ventoleras que abren portones y ventanucos de perches en noches invernales. ¡A guarecerse la paniquesa entre cortezas y madera! Hielo de caminos sin huellas del gato montés. Apaleadas jaras de monte y trasiego de ciervos. Frío, frío roto por el ulular del búbo y el graznido del grajo atardeciendo. Ventanales melancólicos, impersonales y huidizos hacia sierras calizas y masajeadas por cristales de ahora. Invierno paseante de caminos y veredas. Ese invierno que hizo huir al bramido del toro negro hacia tierras cálidas pintadas por alas de cigüeña. Persistente protagonista de la parálisis del chopo y el álamo de la ribera. Sólo levantas grises, silencios, lentitud y letargo. El ardacho y la víbora hocicuda desaparecieron del cojín de monja. Oh, atrevido pardillo y cardelina que te posas en el cardo del barbecho. Tú, busardo ratonero eres centinela desde tu posadero de carretera. Porque en la mañana de escarcha sólo ronda los sembrados el cuervo. Frío, quietud, silencio. 

Sin embargo, veo movimiento y te oigo. 
  

04 febrero 2011

Medievales 2011