Estos días azules

Espacio dedicado al recuerdo, al mundo natural, la educación...Lugar sereno.

28 diciembre 2013

Señor invierno (Single)

Las aves de España



Santos inocentes

27 diciembre 2013

Invierno

Winter from Paul Klaver on Vimeo.

24 diciembre 2013

Si quisiera...


Si quisiera esconderme abriría una de las múltiples puertas de piedra que custodian el Maestrazgo y me cobijaría en los atardeceres de sus castillos y cerros. Si volviera a enamorarte, pasearíamos por calles empinadas bebiendo agua fresca de la fuente de la plaza. Si quisiera regalarte te sorprendería con queso y miel. Descansarías en sábanas de lino y desayunarías cerca de los nidos de golondrina. Porque aquí la magia envuelve al viajero convirtiéndolo todo en aromas de hospitalidad y afecto. Nacieron grandes mujeres y hombres. Tierra de hazañas, conquistas, amores y desengaños. Su luz, sonidos y colores impregnarán tus sentidos. Arrójate a conocer esta comarca de gente buena, personas que sólo desean vivir felices en la tierra que los vio parir y tienden sus manos a muchos otros que llegarán para no partir jamás.
            

22 diciembre 2013

Minúsculo: libélulas

21 diciembre 2013

Que la suerte te acompañe...


18 diciembre 2013

Vuelve, sal y comienza

Algún día la música que escuches te gustará tanto que mientras conduzcas con tu coche, golpearás suavemente el volante. Llegará un momento que desearás pasear por aquella calle que nunca miraste. Te levantarás de la cama habiendo dormido toda la noche de un tirón. Oirás la cafetera subir y el perfume del jabón se desprenderá de tus manos. Sonreirás con aquel anuncio de televisión después de otros dieciséis. Tus pasos por la acera serán pausados, sosegados. Despacio, calmado te girarás para observar al perro moteado. Verás puertas, papeleras y hasta escaparates. Te acordarás del color de la bufanda del maniquí que iba en bicicleta. Volverás a sonreír. Volverás.
Algún día volverás a leer el periódico descalzo en la alfombra un sábado a las nueve y diez. Regresarás estando. Los dedos acariciarán suaves aristas de la mesa y sillas del comedor. Olerás los libros de la estantería y hasta la chupa de cuero. Te encontrarás a gusto, feliz. Conversarás. 
Porque ese día llegará algún día. Desaparecerá la angustia y la luz de la ventana inundará tu rostro con calidez, despacio, muy despacio. 
No pienses más. No merece la pena. De verdad, hazme caso. Has de volver a volar, a soñar lo que eres. Porque tú lo vales. Porque algún día la amargura que sientes desaparecerá. Mientras tanto, ponte música. 

16 diciembre 2013

Nada ni nadie

Todo ha muerto. No queda nada ni nadie. Todo se fue. Los zarzales pastan las antiguas tierras fértiles. En la era sólo quedan huesos y cráneos de vaca. La tierra no la quiere nadie. Recuerdos de nada. Muere la piedra, desaparece el oficio, cae la soledad. Nostalgia. Recuerdo. Resignación. Silencio. ¿Por qué?  ¿Qué fue de ti, pastor? ¿Y el ganado que iba por la vereda? La leña se pudrió, la fuente se secó, el tejado se cayó. Nada, nadie. Se acabó.
Todavía hay quien cree, lucha y sigue. Son pocos pero duros. El cierzo no ataca, cura. ¡No nos moverán!  Auténticos artesanos, mujeres y hombres. Son los últimos que escriben campo, ganado y batalla. ¿Quién desgarró las raíces? ¿Quién dijo idos? ¿Por qué no podemos vivir entre la tierra, el agua y el cielo? 
El pueblo resiste.

15 diciembre 2013

Minúsculo: la manzana del amor

14 diciembre 2013

Naturalmente, Maestrazgo

Acecha el invierno. Diciembre protege la niebla que agarra la masada fortificada. Desde un ventanico a la izquierda de la torre los ojos profundos y sabios de una masovera observan a unos cuervos que ya se han emparejado. Graznan a una tierra que duerme todavía, sale dura, helada, ida. Esa mirada bella se acuerda por momentos de los morrones de piedra marcando el camino de las nieves y huellas de jabalí. Estandartes que con manos rudas se amasaron entre enebros y sabinas rastreras. Recuerda las esquilas cansinas del ganado fundirse en los cristales del río Alfambra. El silencio es rodeado por siluetas de caminos serpenteantes llegando al barranco de Gazulla. Las cardelinas, pardillos y verdecillos se amontonan en cardos del cabezo de la Heredad. El frío cala y la chimenea humea sacrificada. Esta tierra siente las pezuñas de la cabra montés subiendo desde el barranco del Cañadizo. El cielo azul flirtea con el alcotán que vigila nervioso mientras la nutria se zambulle en el río Pitarque con el fin de almorzar trucha. Los portillos se atolondran en guarecer al fardacho. En las piedras amontonadas después de haber despedregado el campo el hombre, aparece un mochuelo que ansía noches de agosto entre chopos cabeceros y saucedas del valle Sollavientos. Afanándose en marcar las horas el cuco por el día y el autillo de noche. Añora al melódico pinzón y hasta al desentonado triguero. Recuerda a la collalba gris que también tiene querencia a esos terrenos como él. Piensa en el perdigacho cuando tomaba el sol  en las crestas. Se marcharon los vencejos y los alimoches y sólo aguantó la real que divisa ocres, verdes y azules. Las entrañas de esta comarca son el cordón umbilical del pino negral, el tejo y romero. Atraen al petirrojo, gato montés, halcón y paniquesa. Serenan los ganados dormitando cerca de un azarollo y velan las noches junto a los contingentes de piedras. La tierra nace libre y virgen. Quiero miradas como la masovera, miradas que se pierdan en el horizonte natural coloreado por cebadas, trigos y una higuera. Que sólo se oiga al silencio desde castillos templarios para que gire la armonía turística y nos deleitemos con la belleza. Porque nos merecemos una tierra respetada y protegida, la tierra soñada. Naturalmente, Maestrazgo.
#maestrazgocreativo

06 diciembre 2013

Día de la Constitución Española



HAZ "CLIC" EN LA IMAGEN

05 diciembre 2013


20 noviembre 2013

Hoy es el Día Universal del Niño

16 noviembre 2013

Primera nevada en Teruel

¿Cuándo?



España en paz: objetivos del plan de desarrollo económico y social              

N.º depósito legalM 5182-1964
N.º control sis. pro.(OCoLC)776282206
TítuloEspaña en paz [Material gráfico] : objetivos del plan de desarrollo económico y social
Publicación[S.l.] : [s.n.], D.L. 1964(Madrid) : (Imp. Alas-Edicolor)
Descripción física1 cartel : col. ; 68x98 cm
Término de géneroCarteles -- España -- S.XX
Término de géneroCarteles políticos
EnlaceBiblioteca Digital Hispánica

09 noviembre 2013

Firma para que no cierren la radio televisión valenciana




HAZ "CLIC" EN LA IMAGEN Y FIRMA PARA QUE NO CIERREN 


24 octubre 2013

Maestros

17 octubre 2013

El inspector y las competencias básicas

Un poco de humor no está mal.

 

(visto en + Competentes + Felices)

05 octubre 2013

Voluntarios generosos

Subrayar. Destacar. Olé. Estas líneas son para vosotros y vosotras. Mi pequeño reconocimiento y gran admiración. Pero sólo para quien cree que está en esta lista. Sois especiales y aunque os parezca que no avanzáis porque el lodo se agarra a vuestras botas, siempre levantáis los pies. Olé, olé y olé. Dedicado a todos y todas que dan, organizan, ofrecen y comparten a cambio de nada. Un aplauso para las personas anónimas y no tanto que cada día desarrollan algo por los demás sólo porque son así, especiales. Gracias por ayudar, hacer que las cosas salgan y funcionen para menos desdicha. Izáis banderas y estandartes de cultura, obra social, ocio y relaciones entre otras. Siempre dispuestos. No cabe el desgaste ni desánimo. Porque sois el alma de la fiesta. Sin vosotros nada funciona y nada surge. Motores de pura raza que rugen para que nuestro planeta gire en armonía. A veces quedáis exhaustos ante tanto acontecimiento pero enseguida vuelve vuestra sonrisa y buen hacer. 
Adelante.
¡Felicidades Juan. Te queremos!

07 septiembre 2013

Ojalá


01 septiembre 2013

Vuelta


28 agosto 2013

Y lloverá

27 agosto 2013

Película completa "En el mundo, a cada rato"



"Se compone de cinco historias que abordan las cinco prioridades de UNICEF, la educación de las niñas, el desarrollo integrado en la primera infancia, la inmunización, la lucha contra el VIH/sida y la protección contra la violencia, la explotación, y la discriminación:

El secreto mejor guardado, dirigido por Patricia Ferreira y rodado en La India.
La vida efímera, dirigido por Pere Joan Ventura y rodado en Guinea Ecuatorial.
Las siete Alcantarillas, dirigido por Chus Gutiérrez y rodado en Argentina.
Hijas de Belén, dirigido por Javier Corcuera y rodado en Perú. 
Binta y la gran idea, dirigido por Javier Fesser y rodado en Senegal.

El secreto mejor guardado
Ravi es un niño huérfano que vive con su abuela en una aldea del sur de la India. Cada día recorre un largo camino hasta la escuela de otro pueblo aunque podría asistir a la de su propia aldea. Pero en su pueblo no le quieren, aunque Ravi no entiende por qué. Sólo su amiga Krishnaveni parece estar a gusto a su lado. Ravi espera con ilusión la celebración de un baile escolar. Para participar en el baile necesita un uniforme y para poder comprarlo tiene que trabajar. Ravi consigue su uniforme, pero, ese mismo día, Krishnaveni le cuenta que ella y su familia se tienen que ir del pueblo aunque ella tampoco sabe por qué.

La vida efímera
Vicenta, hija de madre española y padre guineano, regresa al país donde nació. Vuelve a Malabo, la ciudad que abandonó de niña para trabajar en el Hospital General. Apenas recuerda nada de Guinea y a través de su trabajo cotidiano descubre algunas plagas del continente africano como el paludismo, que en Guinea Ecuatorial sigue siendo la principal causa de mortandad infantil.

Las siete Alcantarillas
Maca, una niña de tres años va a contarnos por qué es feliz. Nos enseña su familia, su casa, su barrio, pero lo que ella ve no es precisamente la misma realidad que observa el espectador, la vida en la villa de Las Siete Alcantarillas no es fácil, y pronto tendrá que descubrirlo.

Hijas de Belén
Eusebia vivía con los jeberos en el interior de la selva amazónica, a los diez años, vino al barrio de Belén en la ciudad de Iquitos (Perú) con la intención de ir a la escuela. Nunca aprendió a leer y a escribir porque tuvo que trabajar desde niña. Setenta años después, ve cómo su lengua y su cultura desaparecen en el tiempo. Tres generaciones más tarde, Nancy una niña del barrio de Belén, tampoco ha podido aprender a leer y a escribir, porque tiene que trabajar todos los días para ayudar a subsistir a su familia.

Binta y la gran idea
Binta tiene siete años, vive en una preciosa aldea junto al río Casamance en el sur de Senegal y va al colegio. Su prima Soda no tiene la misma suerte. A ella no se le permite aprender las cosas que ignora de este mundo. Binta admira a su padre, un humilde pescador que, preocupado por el progreso de la humanidad, está empeñado en llevar a cabo algo que se le ha ocurrido" 


(Texto copiado del original visto en LaHiguera.net)

24 agosto 2013

Melancolía

Al final, siempre llega. Baja desde el cielo plomizo a finales del mes de agosto. Las golondrinas que embarraron aleros anuncian la llegada. Hace días que se muestran inquietas como los abejarucos. Las tardes de terraza y piscina languidecen. Las banderetas de fiestas caen agónicas de las calles de los pueblos. Las plazas quedan desiertas de coches y carritos de bebé. Porque el verano se fuga. Atrás quedarán tardes calurosas de ribera y frescas noches de huerta. Adiós a esas noches convertidas en amaneceres y a esos amores de verano. Las cosechadoras pronto apagarán máquinas y la codorniz volará. El ambiente se calma y serena para dar paso a la normalidad. Atrás quedan carreteras, plazas de pueblo, ciudades y chiringuitos. Dejamos los merenderos, avenidas y fuentes de la sierra. Ese grupo de amigos de wasap que se creo se paraliza.Todo desaparece. Volver a empezar y otra vez descubrir las rutinas diarias. La farola sigue ahí y el perro del vecino pasea a la misma hora por el mismo lugar. Ahora sí que sabremos a qué hora pardeará la tarde y el día de la semana que será mañana. La televisión ya anuncia los coleccionables y la liga de fútbol ha comenzado.Y volveremos a recordar el periodo vacacional como momentos. Momentos de pantano, montaña, mar y bar (museos y cultura también). Música alta y lectura silenciosa. Paellas gigantes y cabezudos nerviosos. Momentos de apretones y abrazos, de lloros y carcajadas. Y la golondrina se irá.
Pero volverá...

13 julio 2013

Cosas que pasan estos días...

01 julio 2013

Maestros en el caleidoscopio

Víctor Juan Director del Museo Pedagógico de Aragón 
(De la presentación de Maestros en el caleidoscopio) 

 El origen de Maestros en el caleidoscopio es un proyecto que el Museo Pedagógico de Aragón inició para recoger opiniones sobre el trabajo que los maestros hacen en las escuelas. En enero de 2010 abrimos el blog Más de cien razones, que ya ha sobrepasado las treinta mil visitas. En la breve presentación del blog se decía que nuestro propósito era conocer las razones que tienen los profesores para seguir dedicándose a este oficio hermoso, difícil y complejo. Queríamos contar los motivos que animan a los maestros a traspasar cada día el umbral del aula, queríamos contar cómo entienden su profesión maestros que han dedicado su vida a esta profesión y también queríamos conocer qué ilusión mueve a los jóvenes estudiantes que esperan dedicarse en un futuro próximo a la educación. Asimismo nos parecía muy importante que personas que no se dedican a la enseñanza compartieran el recuerdo que guardan de sus profesores. El resultado es este libro esperanzador que nos habla de lo definitivo que resulta encontrarse con un maestro que nos muestre el valor de la palabra, que nos ayude a construir nuestra identidad, que nos acompañe en el descubrimiento de los primeros aprendizajes, que nos contagie su pasión por la lectura y el amor a los libros, que crea en nuestras posibilidades, un maestro que después de cada tropiezo nos anime a seguir intentándolo y que nos dé seguridad en nosotros mismos. No es extraño que el ruido creado alrededor de las escuelas, un ruido mediático, interesado y siempre inoportuno, nos impida descubrir y reconocer los logros que los profesores, los estudiantes y los padres han conseguido durante décadas de trabajo constante y silencioso en los colegios, en las escuelas, en los centros educativos. Por eso este libro, además de esperanzador, pretende ser un homenaje a los maestros. La dedicación de estos profesionales solo se explica por el compromiso ético que asumen y renuevan cada día con los jóvenes que se forman a su lado.

                                                    HAZ "CLIC" EN LA IMAGEN

30 junio 2013

Fiestas del Ángel 2013

24 junio 2013

Gracias. Nos vemos en la XVI edición...

¡Felicidades Juan!, te queremos.

14 junio 2013

¡Suerte, compañeros y compañeras!


13 junio 2013

Una de maestros...


10 junio 2013

ALCOR 13: Gracias y felicidades...


07 junio 2013

Festival Poborina Folk


29 mayo 2013

Felicidades


26 mayo 2013

Mayo


 
Los ababoles sangran en ribazos de cebada. Los dientes de león y margaritas peinan trigos desordenados que cayeron fuera del manso sembrar de las máquinas. El amasijo de piedras despedregadas levanta castillos para que anide el mochuelo relajado de niebla y esquilas de rasa aragonesa. Las cunetas que bajan del oeste, duermen riachuelos al agua rota de tormentas de la sierra de El Pobo. Las majadas revestidas de piedra ocre y parda, majadas desahuciadas, sostienen en un clavo oxidado a la collalba gris. Caminos de tierra roja que anudan tomillos en sus cuestas. Lomas con sarpullidos amarillos, de aliaga, la señora. Espinos albares  tienden sábanas blancas. Gamones erectos y valientes desafían al fresco. Cojines de monja violetas y enroscados esconden a la víbora hocicuda. Y la noguera solitaria continua sin reventar las yemas de sus manos. Verdes, verdes, verdes. Verdes claros, verdes oscuros. Cercanos y lejanos. Separados sólo a veces por rasguños ocres, simétricos y hondos. De tierra que espera un otoño.
¡Y qué decir de la musicalidad de las aves! ¡Cuánto trasiego en estos días! El campo cría, dispone y protege. Son golpes de energía, eclosión y pureza de raza.
Mayo. Mes que cuna los nacimientos, como un 29. Mes hermoso, vigoroso y perfumado de esplendor. Mes  revoltoso, cambiante y fértil. 
Mayo, mes de las flores.

04 mayo 2013

Sí, estoy aquí



Experiencia de trabajo con niños con trastorno de espectro autista (TEA). Escuela inclusiva.

27 abril 2013

El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha



                    Haz CLIC AQUÍ si quieres ver  más recursos...

19 abril 2013

Romería del Llovedor de Castellote (Víctor Martínez, 1994)

09 abril 2013

Palabras buenas

Hablamos, decimos, expresamos y comunicamos. Hacia varios destinos y seres. Para pedir, organizar, dirigir, responder y establecer. Palabras, palabras. Yo quisiera quedarme con aquellas que susurran bondades y amistades. Con aquellas que son sinceras, tiernas y entrañables. Palabras, palabras, palabras. ¿Quizá para guiarme en la próxima estación de metro? ¿Me dices cómo he de preparar la conferencia? Come, ven pronto, acércate a ver a tu primos, hoy nevará.. 
¡Esas no son mis palabras!
 Mis palabras están enterradas en nidos azules. Mi palabra hacia ti es de esperanza, confortable, risueña y que escucha. Conversaciones envueltas en infinidades de barra, vino y ojos hermosos. Labios que equilibran a ritmos de melodías. Expresar lo que sientes, donde estás, que pretendes, que te inquieta, que esperas, que te entristece, que te alegra... Palabra de amigo, amante, hijo, hermano y persona. 
A veces existen palabras, muchas palabras que no marcan una calle, no dirigen un mapa ni resuelven una suma. Me apetecen esas palabras bellas, tímidas, indestructibles, ambiciosas por hacerte sonreír  Palabras de consuelo, de sentimientos encontrados y hallados. Amigas dulces, soñadoras y emprendedoras. Suaves, fuertes, apacibles y arrojadas de empatía. Cercanas y lejanas, sin mirar y mirando, despacio y deprisa, con delicadeza y sin maldad. Palabras, palabras, palabras, mis palabras que alivian mi mente. Palabras no dichas, dichas y algunas arrepentidas. 
Coged las palabras del sentimiento. Aquellas que no saben calcular pero que
sienten. No os arrepintáis. Decid palabras, decid vuestra verdad. Con la palabra.

25 marzo 2013

Nueva temporada webcam de nidos de aves





NIDIFICACIONES

A continuación os presento una serie de enlaces que os conducen a nidos de aves en estricto directo. Estos enlaces son temporales porque cuando acaban las nidificaciones los naturalistas y responsables de los proyectos "apagan" la webcam hasta otro año. Al igual sucede si por diversas razones y acontecimientos la nidificación no llega a su fin y fracasa (cambio de plataforma-nido, muerte de pollos, no eclosionan los huevos...).
La verdad que esta idea del "Gran hermano de las aves" me gusta. Los naturalistas y científicos tomarán muchas notas al respecto de estas aves en peligro de extinción. Yo disfrutando de momentos que no los podría tener sin las nuevas tecnologías.
A continuación os pongo los enlaces. Habrá veces que no podréis conectar pero la mayoría de veces no hay ningún inconveniente.  Espero que disfrutéis como yo lo estoy haciendo.






20 marzo 2013

I Día internacional de la felicidad


17 marzo 2013

Minúsculo

15 marzo 2013

Estos días azules y este sol de la infancia

¿Qué ves papá? Veo un cielo muy azul, sereno, confortable y cálido. Pero ¿qué más ves? Veo mi sierra de Javalambre arropada por sabinas rastreras, al petirrojo dejando huellas blancas en los manantiales claros, fríos y puros de Torrrijas. Estoy con mi vaca Lucera entre verdes y frescos pastos en la Nava. Mientras tanto, estudio por libre una carrera: seré maestro nacional. Veo torrentes de dulces melodías y formas que aparecen cada vez que paseo por el Val, El Ingenio o el camino de la mina. La campana plácida y amiga mía marca las horas en las que me empapo de lectura y contemplación. Veo el silencio relajante de mi calle en las tardes otoñales. Veo una noche estrellada de agosto desde una tumbona en la terraza. ¿Qué más ves? ¿Qué veo decís?  Pues lo que amé. Como Castellote, la escuela, mis escritos, la naturaleza, el guiñote, la oración, la charrada con los amigos, la lectura y los míos. Pero sobre todo veo, hijos míos, una luz hermosa y potente. Una luz que me apareció por primera vez hace muchos años. Una luz inocente y gentil. Esa luz vino desde mi infancia a quedarse aquí conmigo para siempre. Ahora la paz me invade. Las estrellas las acaricio con mis manos fuertes y vigorosas. Veo colores espléndidos y sonidos que nunca hubiese imaginado que existieran porque son tan hermosos como las aves del paraíso. Estad tranquilos. 
Gracias papá. Descansa tú también.

10 marzo 2013

Un corto recortado

(Visto en el Facebook de mi hermano Víctor Martínez)

24 febrero 2013

Soy turolense

23 febrero 2013

Hijos

Hijos. Palabra profunda, seria y a la vez entrañable. Hijos que marchasteis. Desde vuestro nido hacia campo abierto. Desde el zarzal hacia el río. Desde la canalera hacia la calle Mayor. Hijos que preñasteis tardes de domingo desaparecéis pronto. Un silencio inusual invade mi alcoba. No os oigo, no andáis, no gritáis. Solo. Porque los hijos desaparecen. Aunque estén, marchan, se alejan cuando sus diminutos cuerpos crecen y envisten lozanos hacia la juventud. Marchan, marchan silenciosos hacia lugares de estudio, trabajo o pasión. Desaparece la acaricia, se disipa la mirada. Hijos que pensáis en nosotros, no volverá el paseo entre callejas. Voló el apretón caluroso de agosto. La sonrisa que conteníais entre abrazos de manos grandes, se despeñó. Hijos queridos, hijos de lucha, hijos de infancia, mis hijos. Venid.

17 febrero 2013

Con ojos de niño

Ante los acontecimientos de la actualidad, ante las reacciones, movimientos, testimonios, acciones y devenires de los adultos, me quedo con los pensamientos de un niño. Un niño siempre manifiesta la verdad. Y si alguna vez la esconde, no tarda en salir envuelta entre sonrojo (hoy nadie se sonroja) y lloros con su respectivo perdón. Los niños son inocentes, creativos, espontáneos y honestos. Los habrá traviesos pero ningún, ningún niño puede calificarse de malo. Porque la maldad aparece cuando dejamos de ser niños. ¿Cómo nos atrevemos a decir "¡calla niño que tú de esto no entiendes...!", "cuando seas mayor comerás huevos..." Quizá deberíamos escucharlos más y que sus explicaciones y argumentos nos impregnaran de esa ilusión infantil que desprenden. Deberíamos interesarnos más por sus opiniones. De lo que nos preocupa si a ellos también les preocupa y qué harían en situaciones concretas. Ellos con su dialéctica marcan el camino de  vuelta a los mayores.  Porque aunque a veces sus respuestas y argumentos son alocadas, vibrantes y mágicas, son afirmaciones hechas desde la verdad, su verdad. Pronto llega la mentira, la mirada esquiva, las maniobras retorcidas. ¿Como es posible tanto cambio psicológico y emocional? Es tan poderosa, por ejemplo, la avaricia para romper con todo, hasta con esos recuerdos inocentes, con esos ojos de niño.

16 febrero 2013

Las bodas de Isabel de Segura

                             Para informarte, haz "clic" en la imagen.

15 febrero 2013

Los Amantes de Teruel

Bonita mía, mujer de mis sueños, adorada amada:
Podría escribirte una carta de amor. Podría acariciar tus suaves manos. Podría besar tus humedecidos labios. Podría mezclar mis yemas en los cabellos alborotados de tu sien. Podría apoyar mis rodillas en los muslos anacarados. Podría ser testigo de una voz perfumada por ritmos de gracia y sabiduría. Podría escribir tantas leyendas contigo. Te asemejas a la personal música de órgano. A las finas composiciones de flauta y oboe. Tu música aparece en todas las partituras. Hay en todo concierto una butaca de ébano preparada para tus encantos. ¿Y si hubieses nacido en siglos pasados? Quizá reina te llamarían. Entre salones de baile, finas sedas, terciopelo y mármol rosa. Podrías haber sido la protagonista de un cuento de los hermanos Grimm. Podrías haber sido la inspiración de Rubén Darío. Quizá pertenezcas al siglo del sentimiento, lo romántico, lo humano. Quizá seas la encarnación de una princesa errante de siglos más pasados. Mujer que naciste de nuevo en otro lugar. Te amo, Pilar. Siempre te lo dije. Siempre te lo diré. Porque tú haces que las cartas se llamen bonitas. Porque tú haces que escriba con constancia. Porque tú haces que las noches de vela te recuerde con pasión. Mi amor por ti es infinito, poderoso y arrojador. No hay luna llena sin ver en ella tus ojos de caramelo. No hay horizonte sin percatarme que tu figura se mueve entre el algodón. Estoy enamorado. No cabe duda. Enamorado de ti. ¿ Cuándo podré estar contigo definitivamente?. No quiero más noches sin tu presencia material. Basta de versos enamorados. Quiero observarte desde cerca. Mientras tanto, sigo contigo.
¡Felicidades! Porque estás enamorada, porque estoy enamorado. ¡Felicidades! en el día 16 de febrero de 1990. Porque nos queremos. Ya lo manifesté un día: te quiero antes de nacer y  después de morir. Algo me dice que nos veremos, nos encarnaremos dentro de muy poco. Pondrás el café a calentar y dos tacicas para beber. ¡Ahí estaré yo!. Quédate conmigo. Ven a mi lado y vive conmigo para siempre. Juntos descubriremos la vida. Juntos venceremos los problemas. Juntos sabremos vivir mejor y más felices. Porque tú, siempre serás mi  bonita. Bonita, mía.
(Melilla, 16 de febrero de 1990)

25 enero 2013

Ni uno menos

20 enero 2013

La lengua de las mariposas

19 enero 2013

Escuelas rurales

17 enero 2013

Masoveros

Ayer oía la noticia por televisión. Hoy Sollavientos en su espacio nos presenta el cortometraje "Porque eres masovera".
Yo admiro a los masoveros. Sabiduría en toda su esencia. Humanistas y creadores. Respeto absoluto.
Os dejo otro documento relacionado con la vida de los masoveros. 

12 enero 2013

Profesión: estudiante

Grande, soberbia palabra la de estudiante. Aglutina mucho fondo y personalidad. Oficio antiguo, noble y hermoso. Constante a lo largo de muchos años de nuestras vidas que pone en guardia a familias y amistades. Son estudiantes y su compañero de viaje el estudio el cual es cercano a ellos desde tiempos inmemoriales.
Siempre me acuerdo de ellos y ellas. Infatigables, luchadores y tenaces. También son ingeniosos, joviales, soñadores y amigables. Los hay perezosos, madrugadores, preguntones, voluntariosos, desordenados, pesimistas, alegres, tímidos, optimistas, solitarios, habladores, nerviosos, pulcros, deportistas, pillines y hasta estudiosos. Cada cual con su registro, merecen un fuerte aplauso y abrazo cálido para que su lucha la continúen. ¡No desfallezcáis chavales! Sé que el camino es largo, duro y tortuoso. Que estáis invirtiendo un tiempo y dinero muy importante. Que ni siquiera sabéis que va a pasar cuando terminéis vuestros estudios. ¿Merecerá la pena tanto sacrificio durante tantos años? Porque esa angustia y desazón que a veces se derrama por vuestro ser sólo vosotros la entendéis. Ante esos momentos que no llego, no voy a ser capaz, no me va a dar tiempo, no lo entiendo, no me sale, no sé que hago aquí... calma y serenidad. Porque vosotros lo valéis. Sois estupendos y con alegría y algo de esfuerzo, seréis lo que queráis ser. Y habrá momentos mejores para respirar y sentir lo que sucede a vuestro alrededor. Y todo el empeño e ilusión que invertís hoy se convertirán en almendros en flor. En ricas cosechas de fruta fresca, tierna y dulce. 
Ánimo.

07 enero 2013

Planeta Tierra

06 enero 2013

Noche mágica

Ya puedo poner los zapatos. O quizá también un poco de dulce y cebada para los camellos. Apresúrate porque no queda tiempo. Noche de Reyes, noche de ensueño que envuelve la esencia de la inocencia, la verdad verdadera, el pensamiento cristalino, ser auténtico. Porque esta noche vienen los Reyes Magos de Oriente. Llegan a pueblos, aldeas y ciudades. Siempre son los mismos, tres. Caras de sorpresa, de ilusión, de desconfianza, de asombro arropan las cabalgatas. ¿Y los deseos? ¿Quién tiene deseos? ¿Ellos, los niños? ¡Y nosotros también!. ¿Quiénes? ¿Los adultos? Sí. ¿Qué adultos? Todos. ¿Pero quienes? Pues, padres, hermanos, cuñadas, solteros, viudos, enamorados (casi todos), ancianos y apasionados. El encuentro de esa paz que nos provoca. Necesitamos soñar, pensar que a partir de esta noche habrá un momento mejor. Y pienso en la crisis, en los desahucios injustos, en la pérdida de trabajo, en los bancos de alimentos, en aquellas familias que no va a poder ser. Y otra vez veo a mis Reyes Magos de infancia. Reyes campeones e indestructibles. 
Pues, en este 2013 quiero que nuestras ilusiones se cumplan. Que sea esta noche una cita mágica. Les pido a sus Majestades que nos traigan esperanza, confianza y que seamos un poco más felices porque nuestros deseos se realizarán poco a poco.

04 enero 2013

Las oliveras del Val



Para estas fechas la escarcha ya dormita entre terrones, piedras y espliegos secos. La ventisca adormece al perdigacho y suelta la cabra montés por el Llovedor. El cierzo silencia la campana del campanario y convierte la tierra en turrón duro. Parece que es momento de parar, de seguir la huella del letargo del fardacho y la paniquesa. Creemos que para ahora no hay vida, sólo silencio. ¡Pues no es cierto! Los recuerdos de infancia nunca cesan porque son tan verdaderos y potentes que explosionan en cualquier momento. Es el caso del recuerdo de un trozo de tierra, un paraje que me empapa cada vez que pienso en él: es el Val.
El Val es mi tierra, de los míos. Son bancales de portillos desmelenados que contienen oliveras. Oliveras rancias, viejas, enfermas y cansadas de los malos tratos. Porque vivieron tiempos más halagüeños, de cosecha y labranza. Cuando aparecían las vacaciones de Navidad había dos retos que   afrontar. Uno, visitar el granero, sala de exposiciones, con todos aquellos cañizos repletos de ricos tocinos y lomos de cerdo envueltos en sábanas blancas y, seguidamente, subir al perche oteando hacia los clavos inmortales  plantados en troncos vigorosos que desprendían pendientes de morcillas y longanizas. El segundo reto y más difícil, era ir a coger olivas dispersas, aburridas y escasas. Olivas del Villar, la Torre y el Val.
Mi lugar preferido siempre fue el Val. Quizá porque en verano nos capuzábamos en la balsa. O porque había dos higueras que regalaban miel. Mi padre sólo colocaba la baca al Seat 850 una vez al año: cuando tenía que transportar las dos escaleras que por encargo había construido el Sr. Pompeyo. La primera mañana era cuestión de logística. Sacar, subir, agarrar y desplazar. Llegábamos a la finca y comenzaba el periplo de la recogida. Mantas negras, rudas y enormes servirían de mantel ante tal festín. Las oliveras, jodidas todas ellas, tenían querencia a los ribazos, como el toro manso a toriles. Es por ello que eran grandes como si de palmeras del Caribe se tratasen. Aunque haciendo honor a la verdad, cuando los pipiolos estudiantes aterrizaban en Castellote, la infraestructura y logística ya estaba organizada y hasta se habían recolectado una cantidad considerable de olivas.
El Val siempre fue mi refugio. Hoy en día me sigue impregnando de aromas, sonidos y colores. Él me comprende y a mí me relaja. Es un rincón especial cuya complicidad hace que sea feliz allí.
Su motor, su fuerza, comienza en la casilla. Una casilla de piedra, barro, teja, cañizos y madera. No hay más y… ¡hay tanto! Cuando mi padre la abría con una llave de madera, de esas de cerradura de ingeniería, aparecía su interior oscuro, fresco y sereno, rozando la espiritualidad. Un suelo dolido de tierra con un fardo de mimbres, un botijo que creo nunca se utilizó, tarros de cristal, irreconocibles periódicos, algún capazo de mimbre, unas varas ganchudas para agarrar las ramas más altas, unos pocos fósiles y el “Mabogastrol”.
Para los días de Navidad, los días de ir a coger olivas al Val, lo primero que se hacía era abrir la casilla y prepararse para la faena. Algunas mantas, verdes también, yacían dentro en espera de su uso al igual que unos pares de sacos de tela, herencia del tío Manuel. Se colocaban las mantas como redes de circo: con mimo, técnica,  paciencia y sin saber lo que podía pasar. Las escaleras ascendían hasta abrazar las agrietadas ramas. Llegaba el momento. Los hombres subían hacia el cielo a desparramar el fruto. Las mujeres y niños, a “llegar”, a recoger las olivas que caían fuera de la manta y a mantenerla. La escalera era un privilegio de unos pocos.
Recuerdo esas mañanas de escarcha y frío. Las manos se endurecían y las orejas estaban tiesas. Te reconfortaba algún chorizo y morcilla del matapuerco que pasaba mi madre a la brasa. Días de vacaciones para mí porque aunque con pequeñas responsabilidades, no vivíamos del campo ni de estos menesteres.
Cuando venía mi hermano Agustín era una bendición. Él, tan responsable y mayor, ayudaba tanto en los quehaceres que mi hermano Víctor y yo nos dedicábamos a zanganear. Mira ese pájaro, he encontrado un agujero que… vamos a coger palos para… Como observábamos que la faena estaba controlada, hasta nos permitíamos jugar a los “chinos” para quien perdiera, recoger del suelo, por ejemplo, 20 olivas. ¡Qué empresa! A esa situación se sumaba la atracción de las tardes con las películas de vacaciones de Navidad. Tarzán nos rescató muchas veces del Val al igual que a nuestro vecino Ramón. Allí, en el campo, dejábamos a nuestros padres y nosotros, al pueblo andando. Que poca seriedad. Lo siento, pero fue así.
La radio era otra gran compañía. Para mí un rollo, pero para mi padre no tanto. El sonsonete de esos espacios y programas navideños, el día de la lotería,  de los Santos Inocentes…
Hoy sigo pensando en esos momentos. Momentos dichosos, felices e infantiles. La producción del olivar, una miseria. Pero allí, entre portillos y oliveras, me sentía a gusto y seguro. Estábamos todos juntos y cada cual charraba de sus cosas. Familia joven y unida.
Siempre que regreso a Castellote, intento ir al Val. Hoy, esas oliveras alcahuetas están moribundas y asfixiadas por los pollizos y la sequía. Noto el frío del invierno y la tarde que pardea. Un frío cálido porque íbamos todos a coger olivas al Val.