Estos días azules

Espacio dedicado al recuerdo, al mundo natural, la educación...Lugar sereno.

17 febrero 2013

Con ojos de niño

Ante los acontecimientos de la actualidad, ante las reacciones, movimientos, testimonios, acciones y devenires de los adultos, me quedo con los pensamientos de un niño. Un niño siempre manifiesta la verdad. Y si alguna vez la esconde, no tarda en salir envuelta entre sonrojo (hoy nadie se sonroja) y lloros con su respectivo perdón. Los niños son inocentes, creativos, espontáneos y honestos. Los habrá traviesos pero ningún, ningún niño puede calificarse de malo. Porque la maldad aparece cuando dejamos de ser niños. ¿Cómo nos atrevemos a decir "¡calla niño que tú de esto no entiendes...!", "cuando seas mayor comerás huevos..." Quizá deberíamos escucharlos más y que sus explicaciones y argumentos nos impregnaran de esa ilusión infantil que desprenden. Deberíamos interesarnos más por sus opiniones. De lo que nos preocupa si a ellos también les preocupa y qué harían en situaciones concretas. Ellos con su dialéctica marcan el camino de  vuelta a los mayores.  Porque aunque a veces sus respuestas y argumentos son alocadas, vibrantes y mágicas, son afirmaciones hechas desde la verdad, su verdad. Pronto llega la mentira, la mirada esquiva, las maniobras retorcidas. ¿Como es posible tanto cambio psicológico y emocional? Es tan poderosa, por ejemplo, la avaricia para romper con todo, hasta con esos recuerdos inocentes, con esos ojos de niño.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Estos días azules.Gracias por tu comentario y feliz día.