Estos días azules

Espacio dedicado al recuerdo, al mundo natural, la educación...Lugar sereno.

15 febrero 2013

Los Amantes de Teruel

Bonita mía, mujer de mis sueños, adorada amada:
Podría escribirte una carta de amor. Podría acariciar tus suaves manos. Podría besar tus humedecidos labios. Podría mezclar mis yemas en los cabellos alborotados de tu sien. Podría apoyar mis rodillas en los muslos anacarados. Podría ser testigo de una voz perfumada por ritmos de gracia y sabiduría. Podría escribir tantas leyendas contigo. Te asemejas a la personal música de órgano. A las finas composiciones de flauta y oboe. Tu música aparece en todas las partituras. Hay en todo concierto una butaca de ébano preparada para tus encantos. ¿Y si hubieses nacido en siglos pasados? Quizá reina te llamarían. Entre salones de baile, finas sedas, terciopelo y mármol rosa. Podrías haber sido la protagonista de un cuento de los hermanos Grimm. Podrías haber sido la inspiración de Rubén Darío. Quizá pertenezcas al siglo del sentimiento, lo romántico, lo humano. Quizá seas la encarnación de una princesa errante de siglos más pasados. Mujer que naciste de nuevo en otro lugar. Te amo, Pilar. Siempre te lo dije. Siempre te lo diré. Porque tú haces que las cartas se llamen bonitas. Porque tú haces que escriba con constancia. Porque tú haces que las noches de vela te recuerde con pasión. Mi amor por ti es infinito, poderoso y arrojador. No hay luna llena sin ver en ella tus ojos de caramelo. No hay horizonte sin percatarme que tu figura se mueve entre el algodón. Estoy enamorado. No cabe duda. Enamorado de ti. ¿ Cuándo podré estar contigo definitivamente?. No quiero más noches sin tu presencia material. Basta de versos enamorados. Quiero observarte desde cerca. Mientras tanto, sigo contigo.
¡Felicidades! Porque estás enamorada, porque estoy enamorado. ¡Felicidades! en el día 16 de febrero de 1990. Porque nos queremos. Ya lo manifesté un día: te quiero antes de nacer y  después de morir. Algo me dice que nos veremos, nos encarnaremos dentro de muy poco. Pondrás el café a calentar y dos tacicas para beber. ¡Ahí estaré yo!. Quédate conmigo. Ven a mi lado y vive conmigo para siempre. Juntos descubriremos la vida. Juntos venceremos los problemas. Juntos sabremos vivir mejor y más felices. Porque tú, siempre serás mi  bonita. Bonita, mía.
(Melilla, 16 de febrero de 1990)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Estos días azules.Gracias por tu comentario y feliz día.