Estos días azules

Espacio dedicado al recuerdo, al mundo natural, la educación...Lugar sereno.

26 mayo 2013

Mayo


 
Los ababoles sangran en ribazos de cebada. Los dientes de león y margaritas peinan trigos desordenados que cayeron fuera del manso sembrar de las máquinas. El amasijo de piedras despedregadas levanta castillos para que anide el mochuelo relajado de niebla y esquilas de rasa aragonesa. Las cunetas que bajan del oeste, duermen riachuelos al agua rota de tormentas de la sierra de El Pobo. Las majadas revestidas de piedra ocre y parda, majadas desahuciadas, sostienen en un clavo oxidado a la collalba gris. Caminos de tierra roja que anudan tomillos en sus cuestas. Lomas con sarpullidos amarillos, de aliaga, la señora. Espinos albares  tienden sábanas blancas. Gamones erectos y valientes desafían al fresco. Cojines de monja violetas y enroscados esconden a la víbora hocicuda. Y la noguera solitaria continua sin reventar las yemas de sus manos. Verdes, verdes, verdes. Verdes claros, verdes oscuros. Cercanos y lejanos. Separados sólo a veces por rasguños ocres, simétricos y hondos. De tierra que espera un otoño.
¡Y qué decir de la musicalidad de las aves! ¡Cuánto trasiego en estos días! El campo cría, dispone y protege. Son golpes de energía, eclosión y pureza de raza.
Mayo. Mes que cuna los nacimientos, como un 29. Mes hermoso, vigoroso y perfumado de esplendor. Mes  revoltoso, cambiante y fértil. 
Mayo, mes de las flores.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Estos días azules.Gracias por tu comentario y feliz día.