Estos días azules

Espacio dedicado al recuerdo, al mundo natural, la educación...Lugar sereno.

24 agosto 2013

Melancolía

Al final, siempre llega. Baja desde el cielo plomizo a finales del mes de agosto. Las golondrinas que embarraron aleros anuncian la llegada. Hace días que se muestran inquietas como los abejarucos. Las tardes de terraza y piscina languidecen. Las banderetas de fiestas caen agónicas de las calles de los pueblos. Las plazas quedan desiertas de coches y carritos de bebé. Porque el verano se fuga. Atrás quedarán tardes calurosas de ribera y frescas noches de huerta. Adiós a esas noches convertidas en amaneceres y a esos amores de verano. Las cosechadoras pronto apagarán máquinas y la codorniz volará. El ambiente se calma y serena para dar paso a la normalidad. Atrás quedan carreteras, plazas de pueblo, ciudades y chiringuitos. Dejamos los merenderos, avenidas y fuentes de la sierra. Ese grupo de amigos de wasap que se creo se paraliza.Todo desaparece. Volver a empezar y otra vez descubrir las rutinas diarias. La farola sigue ahí y el perro del vecino pasea a la misma hora por el mismo lugar. Ahora sí que sabremos a qué hora pardeará la tarde y el día de la semana que será mañana. La televisión ya anuncia los coleccionables y la liga de fútbol ha comenzado.Y volveremos a recordar el periodo vacacional como momentos. Momentos de pantano, montaña, mar y bar (museos y cultura también). Música alta y lectura silenciosa. Paellas gigantes y cabezudos nerviosos. Momentos de apretones y abrazos, de lloros y carcajadas. Y la golondrina se irá.
Pero volverá...

2 comentarios:

Lo clavas, Jose. Nos fotografías por dentro. Inútil comentar, salvo para coincidir. Está... todo.
Gracias,
Rafa y Arancha
 
Un abrazo bien fuerte. Por cierto, ¿para ir al castillo...?
 

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Estos días azules.Gracias por tu comentario y feliz día.