Estos días azules

Espacio dedicado al recuerdo, al mundo natural, la educación...Lugar sereno.

14 enero 2016

Primos

Eran fechas navideñas hace muchos años y estaba con mi padre cogiendo olivas en El Val. La radio nos acompañaba en esa jornada de mañana con intervenciones y voces en las ondas que querían ayudar a que sacáramos el espíritu navideño, incluso estando jodido de frío en esos campos salvajes e indómitos. 
De repente, intervino un oyente presentándose como hijo único. Lanzó una pregunta en busca de contestación y sosiego que aunque en un principio pensé qué era una tontería, si luego la analizas detenidamente tiene su cosa. Ésta era la siguiente: buenos días, soy hijo único y no sé describir el amor que se siente hacia un hermano porque no lo tengo. ¿Es parecido al amor de unos padres? ¿De unos amigos? ¿De unos primos?
Y es que es verdad, son amores distintos. Querencias sutiles y diferenciadas según el grado del
parentesco familiar.
Pero a lo que vamos, yo quería hablar de la figura de los primos. Cuando digo primos me refiero también a las primas. Creo que no conozco a nadie que hable mal de sus primos. Los primos, se vean o no, ahí están siempre. Cuando haces referencia a este parentesco, lo expones con orgullo, sacando pecho. ¡Oye, mi primo...! Acordaos, como el primo de Zumosol. ¿A qué no pasa igual con las cuñadas, yernos o suegra? Porque quizás comenzaríamos nuestra intervención diciendo es que mi nuera... ¡Cómo cambia!
Acordaos de la infancia y las vacaciones de verano. Cuando alguna amiga traía para fiestas a su prima, abandonábamos a la amiga y sacábamos a bailar en la verbena a la prima. La observábamos como algo enigmático, por descubrir. Dormir en la misma alcoba con tu primo mayor y contar historias fantásticas. Al lado de los primos, el horario de vuelta a casa se relajaba por parte paterna y la paga aumentaba para ir juntos a comprar algo en las quincallas. Si venía tu primo, el castigo impuesto de la madre se levantaba. Y muchas cosas más.
Desde estas lineas quiero reivindicar la figura de primo y animo a que se potencien los lazos afectivos, a buscar momentos de encuentro y diálogo en los cuales se repasen las vidas familiares de forma conjunta y generosa.
Si yo tuviera que responder al oyente de la radio sobre cómo es el amor de un hermano, le diría que lo más parecido a un primo.

3 comentarios:

José Mª, podrías enlazarlo al wasap de los primos!!!
Interesantes reflexiones!!
 
Muy gratas!!
 
Gracias, administrador.
 

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Estos días azules.Gracias por tu comentario y feliz día.